Cómo emprender sin capital inicial


Si acaso dormimos, somos somnolientos,
Y si despertamos, estamos en sus manos.
Si llegamos a las lágrimas, somos su nube llena de gotas de lluvia.
Y si reímos, somos su relámpago en ese momento.
Y si nos enojamos y peleamos, es por el reflejo de su ira.
Si alcanzamos la paz y el perdón, somos el reflejo de su Amor.
¿Quiénes somos en este mundo tan complejo?
RUMI

He montado tres empresas, la primera la vendí y me permitió viajar un año por Sur américa y vivir los primeros tres meses de mi doctorado en Europa; la segunda la acabo de capitalizar recientemente con socios y firmó un contrato fiduciario por el 50% de un proyecto de 336 viviendas de interés social sostenible (meetrico); la tercera es un emprendimiento de innovación social que lleva 12 años al aire y ha creado valor compartido a más de 600 personas en Cali: www.lapapaya.org. El común denominador de estos tres emprendimientos es que los inicié sin capital inicial.

Algunos tips importantes para poder hacer lo mismo que yo:

  1.   Tenga una idea clara, un cliente y un producto. Aprenda a prototipar, crear objetos desde la nada y venderlos.
  2.   Cree su empresa cuando esté vendiendo más de $300.000 pesos mensuales, antes no le dará para pagar los costos que implican estar inscritos en la Cámara de Comercio. Guárdese los $160.000 pesos que cuesta crear su empresa, busquen un nombre que pueda tener una buena recordación y sea un fiel aliado de las redes sociales.
  3.   Consiga un primer aliado que sea contador y le ayude a tener sus impuestos al día. Para hacer plata de verdad hay que hacerlo legalmente, de lo contrario siempre tendrá pendiente esta tarea.
  4.   Procure mover las cuentas de banco de su empresa, esto le abrirá líneas de crédito. Pague a tiempo y no se cuelgue en las cuotas, los bancos se hablan entre ellos y si usted es un buen cliente lo van a llamar.
  5.   Mientras su MVP (Producto mínimo viable) está listo y a punto, usted necesita inversión, procure bajar estos costos al mínimo. El primer ahorro que procuré tener en mi caso es el diseño. Como trabajo con tecnología, yo mismo diseño mis propias piezas y contenidos. Haga de su inventiva su mayor aliado.
  6.   En el mundo hay muchas personas que siempre han soñado tener empresa y estarían dispuestos a darle algún capital por participaciones de su empresa. Por esto es importante saber usted cuánto vende y cuáles son sus costos. Con base en esto puede pactar un valor por cada 1% de participación en su empresa. A esto se lo llama también notas convertibles a deuda, es como decirle a un amigo, que le das un porcentaje de participación por tu empresa y que esa participación después el inversionista la puede cobrar como una deuda, así te financias, te apalancas y sacas adelante tu negocio.
  7.   Es mejor tener un % de algo que un 100% de nada. Para avanzar es necesario diluirse, elige bien a quien le vas a participar tu negocio, pero ceder porcentaje aligera tus cargas y hace que tu negocio pueda ser exitoso.
  8.   Las notas convertibles las puedes hacer con un modelo de contrato privado de socios, escribe en un papel el acuerdo, lo autenticas en una notaría y listo.
  9.   Procura invertir este dinero en mejoras a tus productos. Así va a verse la inversión, tus deudas, salario u otros gastos procura que vengan de las ventas, no de las inversiones.
  10. El mayor gasto de una empresa que apenas arranca es que te conozcan. Para ello debes atender muy bien a tus primeros clientes, ellos son los evangelizadores de tu marca, consientelos, dale bonificaciones y premios, ten paciencia, ellos son quienes te abrirán las puertas en el futuro.

La tierra da cuando tiene que dar, por más que tú te esfuerces en hacer que tu empresa dé retornos antes de tiempo, emprender es lo mismo que sembrar. Mira cada fracaso como una siembra y espera a que tus semillas den frutos.

Espero que te haya servido este decálogo que me ha servido a mi para mis proyectos.


¡Feliz día!

Felipe Velásquez

Arquitecto

1